Los primeros tiempos de Militão en el FC Porto

Después del estreno por el FC Porto, ante el Moreirense, Eder Militão fue convocado por Tite para la selección brasileña, para sustituir a Fágner. La defensa de 20 años está viviendo un sueño, pero confiesa que aún no está cómodo delante de las cámaras.

«Soy tímido, no me gusta mucho hablar, es difícil quedarse al frente de las cámaras. «Prefiero mil veces jugar que dar entrevistas», dijo el defensa portista el domingo en conferencia de prensa, citado por Globoesporte.

Acompañe los resultados ao vivo en Futebol Resultados.

Después de quedarse en el banquillo en la victoria frente a Estados Unidos, Militão aguarda con expectación la oportunidad de estrenarse por la canarinha: «Voy a guardar la camiseta del estreno, hacer un cuadro, no voy a cambiar con nadie. El clima estaba bien en el primer juego, me quedé con mucha ganas de entrar. Me siento contento de tener esta oportunidad que el Tite me dio y estoy ansioso por estrenarme.

En el caso de Militão llegó al FC Porto a comienzos de mes, pero aún no ha sumado ningún minuto con la camiseta portista. Sérgio Conceição explicó a los periodistas, en la vista previa del partido con el V. Guimarães, cuando podrá el jugador brasileño estrenarse en el equipo.

Gols da rodada en TV Gols.

«Es un jugador que viene de un campeonato completamente diferente de nuestro brasileño y tiene que tener su tiempo para ambientarse y percibir cuáles son los procesos del equipo», dijo el entrenador del FC Porto, recordando que «en un detalle, defensivo o ofensivo, puede perderse el juego ».

«Soy muy estricto con eso y cuando siente que el Éder Militán está integrado, con los principios y la dinámica del equipo, tendrá su oportunidad», aseguró Sérgio Conceição.

¿Jugador polivalente, donde será el éter Militán encajar en el esquema portista? «He visto al Eder jugar como medio defensivo, a lateral, a la central, pero, a pesar de que él haga tres posiciones, cuando juegue tienen que entrar diez más el Militão y no ocho más el Militão», dijo el técnico.

«Es un joven, que tiene una base interesante, y que está bien formado. Tiene la posibilidad de jugar en tres posiciones diferentes, sí. Ahora, donde voy a utilizarlo, eso depende de las circunstancias «, subrayó Sérgio Conceição.

Con sólo 20 años, Eder ganó alas de dragón y ya vuela muy alto. Más alto que un loro de papel.

El chico de un joven «soltar la cometa» en el Jardín de la azalea en Sertaozinho, disparó el domingo su club y viaja esta semana a Portugal, para ser presentado como refuerzo del FC Porto y unirse al grupo de trabajo Sérgio concepción.

Y en el caso de que se trate de una de las más prometedoras talentos del fútbol brasileño. De tal forma que ya estuvo en los últimos juegos bajo observación de los ojos de Tite y se adivina en breve la primera llamada a la selección principal.

El FC Porto ni siquiera quiso esperar al final de su contrato con el Sao Paulo, en enero próximo, para asegurarlo ya como refuerzo – firmó por cinco épocas con los campeones nacionales, que por la anticipación pagaron cuatro millones de euros al Sao Paulo.

Por estos días, el chico que creció desde los 14 años en el centro de formación de Cotia, a 320 kilómetros de la familia y de los amigos, vive el sueño de rumiar al fútbol europeo.

En el caso de que se trate de una persona que no sea de su familia, no se deje de regresar a la casa de regreso a sus amigos y correr por las calles detrás de un barrio el loro, como hacía desde niño.

De Sertãozinho a Cotia

Ya vamos a la «pipa». En primer lugar, a Valdo Militão, padre de Éder, que llegó a representar al Corinthians y en la temporada 1994 jugó con los ex-porteros Blanco y Casagrande – en ese equipo de Timão jugaban todavía a Rivaldo, Marcelinho Carioca, Viola …

Es él quien, en declaraciones al Más Fútbol, comienza por desvelar el hilo y contar los primeros puntapiés en la bola de su hijo, que sorprendentemente ni parecía destinado a seguirle las pisadas.

«El Éder no era muy fan de fútbol. Nunca fue de jugar en la calle. En chico, lo que quería era andar en bicicleta y correr detrás de la cometa (designación en Brasil para el loro de papel). Despertó al fútbol de un momento para el otro. Cuando él tenía 12 años lo llevé al Proyecto Camisa 10, del Agnello, ya los 14 fue a São Paulo », cuenta el padre.

Éder hizo tres pruebas a lo largo de la temporada con los paulinos y así que hizo 14 años (edad mínima por ley) firmó contrato y pasó a estudiar y entrenar en el Centro de Entrenamiento de Cotia, destinado a la formación del club.

Seguimos en la pista de Agnello Souza, amigo de «Su» Valdo, que se convirtió en el primer entrenador en serio de Éder y en una especie de su tutor a lo largo de su adolescencia.

«Valdo es mi amigo desde la infancia y lo trajo al Camisa 10, un proyecto que tiene más de 300 niños y donde apoyamos a los chicos en la escuela. Era un alumno mediano, pero en el fútbol se destacó rápido. En los torneos, él con 13 años ya era mejor que los de 15 … Le encaminé hacia São Paulo; «Él tenía que ir a un club grande para evolucionar»